CAPÍTULO  I

POLÍTICAS DEL CUERPO

Políticas del cuerpo aborda la relación del cuerpo con el espacio entendida como una forma de conocimiento. El cuerpo en la escena pública, en las bocas que Graciela Sacco pegaba en las calles durante los años noventa, como una forma de replicar el título que daba a estas intervenciones: “Bocanada”, boca-nada, una referencia desde una imagen, si se quiere, distópica, sobre las políticas neoliberales del menemismo que llevaron a la Argentina al desempleo, la pobreza, la crisis económica y alimentaria con la que en este país comenzó el siglo XXI. En 2018 también se colocaron en la escena pública los afiches del colectivo feminista Nosotras Proponemos (nP), una Asamblea Permanente de Trabajadoras del Arte creada en 2017. Los afiches fueron realizados para la campaña de legalización del aborto, política urgente de los cuerpos. Se trata de políticas del cuerpo no solo en relación con las agendas sociales, sino también como nuevas formas de crear y de administrar el sentido de esos cuerpos. Tal es el aspecto que exploran las performances de Silvia Rivas, María José Arjona y Joiri Minaya. Ellas investigan las relaciones del cuerpo con el espacio, del cuerpo con los objetos. Nos colocan ante situaciones que extreman los límites y los sentidos del cuerpo.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

Las bocas (fragmentos de cuerpos) que Graciela Sacco imprimía en heliografías y pegaba en las calles de Rosario y de Buenos Aires desde 1993 refieren a las diferencias sociales que en la Argentina se intensificaban con el experimento neoliberal que desembocó en la crisis de 2001. Graciela Sacco reivindicaba la relación entre la vanguardia artística y la vanguardia política tal como la entendió la exposición Tucumán Arde en 1968, experiencia que investigó y sobre la que publicó, en 1987 (junto con Silvia Andino y Andrea Sueldo), la primera investigación que sobre este movimiento se realizó. Ella recurrió a la técnica de la heliografía, la impresión con luz, antiguo procedimiento utilizado en la copia de planos arquitectónicos. Fotografiaba, proyectaba e imprimía en papel emulsionado esas bocas completamente abiertas. Se trata de bocas anónimas. Distintas e idénticas. Su acumulación en el espacio público, tanto como en los espacios de exposición, interfiere e interpela. El signo es tan confrontativo como enigmático.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

Click sobre las imágenes para más información

El título es Bocanada, que significa “nada en la boca”. Es una expresión difícil de traducir. [...] Lo que yo hago es realizar una interferencia del lenguaje en las calles. Creo que todas las obras son políticas, pero hay obras más políticas que otras, en el sentido de que unas están más socialmente comprometidas que otras. Yo estoy muy comprometida con mi tiempo, con todo lo que sucede a mi alrededor, y todo esto es algo que yo cuestiono. Por ejemplo, si alguien abre la boca, es porque necesita algo y me gusta detener el significado de la acción en este punto: ¿qué es lo que alguien puede estar necesitando? Es una pregunta. ¿Qué es lo que necesitamos? Puede ser un grito, podría ser alguien que necesita comida, que necesita algo... Este es el significado que persigo. La idea es que la gente no busca el hambre, no es algo que se sucede, es producido. Y luego con la palabra “bocanada” busco hacer estas preguntas. Nunca tuve la respuesta a lo que significa, para mí es una pregunta...

Graciela Sacco, Making of América Latina 1960-2013, Fondation Cartier pour l' art contemporain, Paris, Francia, 2013.

Making of América Latina 1960-2013, Fondation Cartier pour l' art contemporain, Paris, Francia.

Desde 2015, con el movimiento Ni Una Menos, el feminismo volvió a las calles en la Argentina. Un movimiento intergeneracional recogió agendas incumplidas de la segunda ola, en los años sesenta, y las activó desde las del presente. El derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo solo recientemente se legalizó con la sanción, el 30 de diciembre de 2020, de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Al calor de las manifestaciones que inundaron las calles, las artistas se organizaron para unirse a las luchas generales del feminismo y para activarlas en el campo específico del arte.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

1/10

Click sobre las imágenes para más información

El 7 de noviembre de 2017, como respuesta ante la partida inesperada y prematura de la artista Graciela Sacco, quien persistentemente tuvo que confrontar comportamientos patriarcales del mundo del arte, y a cien años de la Revolución de Octubre, se funda la Asamblea Permanente de Trabajadoras del Arte y se lanza el Compromiso de Prácticas Artísticas Feministas que consta de 37 puntos escritos en forma colectiva en redes sociales. En pocos días sumó casi tres mil adhesiones. Nosotras Proponemos reúne a artistas, escritoras, curadoras y gestoras culturales que deciden sus acciones en asambleas. nP ha llevado adelante acciones efectivas para crear conciencia sobre la discriminación de las artistas mujeres en un mundo del arte en pos de la representación igualitaria. También ha participado activamente en movilizaciones y acciones performativas por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, junto a agrupaciones de mujeres, lesbianas, trans, travestis y no binaries: y se ha manifestado contra toda forma de violencia, física, simbólica, económica e institucional, hacia los cuerpos femeninos y feminizados...

“Nosotras proponemos”, Bienal 12, Porto Alegre, Feminin(s): Visualities, Actions, and Affects. 

En 1993 Liliana Maresca se desnuda sobre las imágenes montadas de quienes condujeron el proyecto neoliberal, el proyecto dictatorial, la política internacional entre los años setenta y noventa en la Argentina y en el mundo. Son imágenes que releva de una investigación del periódico argentino Página / 12. ¿En qué medida el orden de la economía global que se articuló en esos años permite comprender el estado actual del mundo?

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

(...) porque por un lado yo sentía que mi corrupción era paralela a la corrupción del país y, por otro lado, en algún lugar, me di cuenta de que... me había preservado de alguna forma, a altos precios me había preservado... Pero que también... la tentación estaba siempre... acosándome... y que no sabía por cuánto tiempo iba a poder escapar a esa corrupción... Ahora creo que nunca voy a caer, que soy inocente.

 

Liliana Maresca en conversación con León Ferrari en Fondo Azul, 27 de junio de 1993. Desgrabación del video, inédito. Archivo Adriana Miranda.

Click sobre las imágenes para más información

...hay cosas que me afectan de la realidad que no puedo escapar de verlas y me molestan, y entonces trato de buscar una respuesta y me involucro... en cuerpo y alma, y me desnudo. Creo que me desnudé para demostrar que yo también estaba metida en todo eso... esa cosa asquerosa que detesto de la sociedad pero que también me está pidiendo constantemente que yo defina posturas... me doy cuenta de que eso me arrastra como algo que me agarra de los pelos y me revuelca y me dice “vos también sos una prostituta”... pero por lo menos lo estoy vivenciando, por lo menos digo: soy una prostituta y me veo revolcada en ese barro. Y trato de salir de alguna manera... diciéndoles a los demás que esto es una mierda.... Creo que voy a morir pensando que esto tiene que ser cambiado... y dedico toda mi energía a eso.

Liliana Maresca en conversación con León Ferrari en Fondo Azul, 27 de junio de 1993. Desgrabación del video, inédito. Archivo Adriana Miranda.

Click sobre las imágenes para más información

1/1

Click sobre las imágenes para más información

La acción culminó con Liliana vestida, instalando las imágenes-pancartas en la reserva ecológica de Buenos Aires. Allí donde se arrojaron los escombros de las autopistas construidas por la dictadura cívico-militar; allí la naturaleza respondió con humedales, bosques, aves, coipos, lagartos. Vibraron nuevos ecosistemas que recuerdan, como en el presente, que cuando se corre lo humano la naturaleza responde con la biodiversidad. La destrucción de las barreras naturales entre los ecosistemas creó condiciones para que se produjera la pandemia. Pero todo esto no había sucedido en los años noventa con la plenitud que hoy se constata. Por esos años los restos de la reserva ecológica conservaban la brutalidad del basural. Allí llevó Liliana Maresca sus collages y los instaló como pancartas que interrogaban esos signos mutantes entre la destrucción y el surgimiento de la vida.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

Video realizado en la Reserva ecológica, Costanera Sur, Buenos Aires, de Imagen Pública- Altas esferas, 1993.

Extraído de Frenesí, 1994, video-catálogo muestra retrospectiva Liliana Maresca.

Realización Adriana Miranda, producción Liliana Maresca y Adriana Miranda.

El video y las fotografías de la performance Intempestivas nos muestran a María Teresa Hincapié en una forma de ceremonia ritual extrema que convoca referencias a la violencia en Colombia en las que se cruzan citas míticas, religiosas. El video es de José Alejandro Restrepo, pero María Teresa inscribe en la performance registrada una dimensión sacrificial irreemplazable. La redefinición del cuerpo que se pliega y activa desde la forma involucra una performance que explora los límites del espacio. Un espacio en el que ella se desplaza entre televisores, canta, extiende su cuerpo al ritmo del rezo bajo el foco. Todo sucede en un escenario.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo

Click aquí para más información

Hicimos Intempestivas en 1992. Estaba más interesado en la violencia y la violencia política. Hay algunas insinuaciones de lo que podrían ser las conexiones míticas y místicas que todavía no veía muy claro, pero también había algo sobre la micropolítica. Hicimos una escena sobre violencia conyugal. Eran trabajos muy experimentales, no siempre acabados ni del todo logrados, pero esa era su condición, ese era su estatus de experimentales. Y cuando encontré el cubo escénico, inmediatamente se dispararon una cantidad de proyectos y realizaciones que hicimos con María Teresa en aquella época que fueron para mi muy importantes y reveladores de las posibilidades entre el lenguaje y la plástica de las artes vivas.


José Alejandro Restrepo, sobre Intempestivas, entrevista con la revista Cambio 16, Bogotá, Colombia, 2006.

Click sobre las imágenes para más información

Click sobre las imágenes para más información

Este trabajo, Intempestivas, fue la segunda obra a la que invité a María Teresa a que participara. Ese encuentro fue algo realmente interesante, porque a finales de los ochenta creo que hubo una confluencia, una especie de destino que nos hace encontrar... unas voluntades que buscan ese espacio común. Por un lado ella como actriz de teatro, un poco en crisis con el problema de la representación, aún dentro de la performance. Y por otro lado, en mi caso, quería indagar la relación entre imagen, video y la presencia directa, en espacios también intermedios (que no fueran el espacio propiamente galerístico ni el espacio museal). Me interesaban mucho los espacios alternativos, incluso me interesaba mucho el cubo escénico como tal. Entonces, yo me precio de haberla “secuestrado” a ella, de haberla sacado del mundo del teatro y haberla inducido al mundo de la performance.

José Alejandro Restrepo, Pensar todo de nuevo, Conversatorio #4, 27 de junio de 2020.

María José Arjona investiga el poder expresivo de una política del cuerpo. Política en un sentido amplio, como readministración del sentido que puede extraerse cuando un cuerpo explora la relación con el espacio y con un objeto tan humano como es, en su larga historia, la silla. Son muchas y muchos los artistas que recurren a este objeto y que resplandecen en nuestros recuerdos. Desde Joseph Kosuth hasta Esther Ferrer. Particularmente Esther, ya que Arjona está más cerca de una investigación afectiva que de una analítica. En la fotoperformance La belleza del animal en cuatro patas –que realiza durante una residencia artística en Watermill, Long Island, Nueva York, centro fundado por la iniciativa del director de teatro Robert Willson– se la ve a María José explorando las distancias, la relación entre la silla y el espacio. Una acción biométrica en la que, con el cuerpo plegado, se ubica en y sobre este objeto tan común, tan universal. Cuando vemos la serie sentimos el ritmo, el sistema y las tentativas de un método que, centrado en un solo objeto en el espacio, permite volver evidente hasta qué punto esa silla la convierte a ella en un sujeto afectivo, en un cuerpo-silla-animal.

Andrea Giunta, Notas Pensar Todo de Nuevo